INFANTIL: CASA DE NIÑOS MONTESSORI - Cuarto Creciente International School
16685
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16685,unselectable,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-13.3,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive
 

INFANTIL: CASA DE NIÑOS MONTESSORI

“LA PRIMERA TAREA DE LA EDUCACIÓN ES AGITAR LA VIDA, PERO DEJARLA LIBRE PARA QUE SE DESARROLLE.”

Maria Montessori

La etapa de Casa de Niños Montessori corresponde al Segundo Ciclo de Educación Infantil, es decir, abarca las edades de 3 a 6 años. En este periodo, las niñas y niños se encuentran en la fase de la MENTE ABSORBENTE. Esto significa que a través de sus propios Periodos Sensibles (ventanas que en esta etapa abre el cerebro, para adquirir aprendizajes concretos de un modo excepcionalmente intenso), si se les ofrece un ambiente preparado con los estímulos adecuados, aprenden de manera natural y, sin darse cuenta, absorben el mundo que les rodea.

 

La principal característica del método Montessori es su profundo conocimiento de la Psicología del Desarrollo (cuyo principal referente es el Dr. Jean Piaget, que a su vez fue un gran colaborador de la Dra. Montessori). Ésta pone de manifiesto que el cerebro de un niño/a no es como el de un adulto pero en miniatura, sino que posee estructuras diferentes a lo largo de su desarrollo, y por tanto, también ha de aprender de maneras diferentes según la etapa en la que se encuentre. De este modo, el cerebro de las niñas y niños de 3 a 6 años ha de aprender de manera manipulativa y experimental, y no está preparado aún para un aprendizaje intelectual o abstracto (es decir, no a través de fichas).

 

Así, a lo largo de su trayectoria de investigación científica, Maria Montessori desarrolla todo el material que lleva su nombre, y que es el fundamento de su método: MATERIAL MANIPULATIVO ideado con el fin de captar la curiosidad del niño, y guiarlo por su deseo de aprender. Para conseguir este objetivo, los materiales se presentan agrupados, según su función. En general, todos los materiales poseen un grado más o menos elaborado de cuatro valores: Funcional, experimental, de estructuración y de relación.

 

 

Otra característica del material Montessori, es que casi todos ellos son autocorrectivos, de manera que ninguna tarea puede completarse incorrectamente sin que el niño se dé cuenta de ello por sí mismo. Una tarea realizada de forma incorrecta encontrará espacios vacíos, o piezas que le sobren.

 

La mayoría de los materiales de Casa de Niños se presentan a la niña o al niño de manera individual, asegurando que se da una toma de contacto con cada conocimiento concreto en el momento adecuado y a su propio ritmo. Se respeta de este modo la individualidad de cada alumno a nivel cognitivo, así como la etapa concreta de su desarrollo, ya que las criaturas de estas edades aún están entrando en la denominada etapa social, y necesitan mucho contacto y cuidado personalizado. De ahí la importancia de la observación continuada por parte de las guías, y las ratios bajas de nuestro centro.

 

 

Un aula Montessori se basa a su vez en el principio del AMBIENTE PREPARADO. Esto quiere decir que se organiza en áreas de trabajo, equipadas con mesas adaptadas al tamaño de las niñas y niños, y áreas abiertas para el trabajo en el suelo. También se disponen estanterías donde todo está a su alcance, con materiales pertenecientes a cada área de desarrollo, organizados de manera sistemática y en secuencia de dificultad. Se trata de un diseño que se basa en los principios de simplicidad, belleza y orden, y que organizado cuidadosamente por el adulto, fomenta el autoaprendizaje y crecimiento del niño. Estas áreas de trabajo, en Casa de Niños, son cinco: Vida Práctica, Sensorial, Áreas Culturales, Matemáticas y Lenguaje.

 

En el método Montessori las niñas y niños se agrupan por trienios dentro de una misma aula. En Casa de Niños, los alumnos de 3, 4 y 5 años comparten el mismo espacio, lo cual les reporta indiscutibles beneficios en su desarrollo social, emocional y cognitivo.

 

Otra característica fundamental es el papel del adulto como guía y observador. Desde el acompañamiento, le transmite al niño el sentimiento de ser capaz de actuar sin depender constantemente del adulto, expresando su creatividad, curiosidad y capacidad de pensar por sí mismo.

Por último, en Cuarto Creciente International School, los alumnos de Casa de Niños entran en contacto con la música, la pintura, las labores de huerto, la psicomotricidad y la experimentación sensorial a través de los talleres diarios dentro del horario lectivo.

 

Cabe señalar, que lo que distingue a un centro Montessori de otro tradicional, no estriba en QUÉ se aprende, sino en CÓMO se aprende, y eso es lo que marca la gran diferencia que permite aprender disfrutando y reteniendo de manera natural, para no olvidar lo aprendido, ni perder el deseo innato de seguir conociendo el mundo que les rodea, para preservar la autoestima que les hace sentirse capaces y felices. Se establecen por tanto unas bases sólidas para poder continuar complejizando conceptos ad infinitum.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
error: CUARTO CRECIENTE - © Copyright 2018